Lo siento, el contenido está protegido.

Calibrar mi monitor para fotografía: La importancia de tener una pantalla calibrada

Para tener la seguridad de que tanto tu revelado, como la posterior reproducción de tus fotos es la correcta, no te pierdas este articulo donde te explico la importancia de calibrar tu monitor para fotografía. Aprenderás a tener una base que te permita trabajar con un monitor bien calibrado.

Una de las primeras cosas que aprendí sobre espacios de color, pantallas y calibraciones en general fue cuando entregué mi primer trabajo remunerado a un cliente. Después de haberme pasado dos días editando y asegurándome de que mis fotos quedaran como yo quería, mi sorpresa llegó cuando tras el envío al cliente del trabajo final, me llama por teléfono quejándose de que las fotos se veían muy oscuras, los colores no eran buenos y en líneas generales, no le servían.

Yo no entendía nada porque en mi ordenador se veían perfectamente y después de mucho investigar, me di cuenta de que primero, la pantalla de mi ordenador no era ni de lejos la mejor para la edición fotográfica y segundo, que no estaba calibrada correctamente.

calibrado de monitor fotografia

¿Por qué calibrar mi monitor para fotografía y edición?

Si como yo, subes fotos con regularidad a las redes sociales, es probable que hayas notado que se ven diferentes dependiendo de si las ves en tu ordenador o en un teléfono. Esto se debe a cómo las pantallas de diferentes dispositivos tratan el color, el brillo y el contraste. Lo hacen de formas muy distintas, ademas de las diferencias que puede haber entre forma de calibrar, calidades y tecnología empleada en cada una de ellas.

Teniendo en cuenta que para los fabricantes de dispositivos su principal objetivo es que sus productos se vendan y gusten a sus clientes, hay que entender que su enfoque está en que las fotos que se reproducen en sus terminales “resalten” y parezcan verse mejor que en la pantalla del dispositivo de la competencia. De hecho, parte de lo que la gente realmente quiere decir cuando afirman que un teléfono tiene una gran cámara, es realmente que tiene una pantalla que hace que las fotos se vean bien. En la práctica, esto significa que los colores tienden a sobre saturarse y el contraste aumenta para lograr el máximo impacto.

Esto está bien para la mayoría de los usuarios, al menos cuando lo que quieres es visualizar fotos. Pero, ¿qué pasa cuando intentas editar tus imágenes en una pantalla como esta?

Bueno, para empezar, los colores que pensabas que estaban saturados resultan no serlo. Las imágenes que creías que tenían un contraste o una exposición perfectos en realidad no lo están. Es solo la pantalla lo que los hace verse de esa manera. Lo cual está perfectamente bien siempre que esas fotos se vean en la misma pantalla todo el tiempo.

Sin embargo, y volviendo al problema al que me enfrenté yo al inicio de mi carrera profesional, ¿Cómo hacemos para que otras personas que no tengan la misma pantalla que la mía, puedan ver mis fotos correctamente?

Para solucionar esto, todo empieza por un primer paso... Calibrar la pantalla donde editas tus fotos.

¿En qué consiste calibrar mi monitor para fotografía?

La razón por la que calibrar una pantalla es tan importante es porque los ordenadores y los dispositivos móviles no pueden juzgar objetivamente su propio desempeño desde el exterior. Es un poco como escuchar una grabación de tu propia voz; normalmente escuchamos nuestra voz vibrando dentro de nuestro cuerpo, y a la hora de escucharnos a nosotros mismo de manera externa suele sonar diferente o incluso extraño.

En el caso de las pantallas, como un monitor no puede ver los colores que reproduce, la calibración sirve como manera de decirle objetivamente a nuestro ordenador como debe de trabajar para que la reproducción de los colores, los brillos y los contrastes sean correctos.

Para poder determinar cuáles son estos parámetros de trabajo debemos usar un dispositivo, llamado calibrador de pantalla, es cual analiza tanto las condiciones lumínicas del ambiente como la emisión de la pantalla para determinar la configuración correcta.

Por lo general, el dispositivo es un pequeño sensor que se coloca directamente en la pantalla, que funciona en conjunto con un software dedicado para medir la luz que sale de la pantalla y ajustar su configuración en consecuencia.

En el mercado existen numerosas marcas como Datacolor o X-rite que venden estos productos.

Es importante que una vez que hayas configurado y calibrado tu pantalla por primera vez, hagas recalibraciones periódicamente para asegurarte que siempre este correctamente configurada. En mi caso yo hago un “Recal” de manera mensual.

Calibrar monitores si somos fotógrafos profesionales

Si bien la calibración de la pantalla es importante para cualquier persona a la que le importe cómo los demás verán sus fotografías, se vuelve aún más crítica en el momento en que comienzas a trabajar para clientes y en especial clientes que vayan a imprimir esas fotos.

Para evitar este tipo de problemas, siempre es mejor realizar la edición en un monitor correctamente calibrado y luego comprobar cómo se ven tus imágenes en otros monitores "de consumo" antes de decidir la edición final.

Otros casos en lo que es de vital importancia tener correctamente calibrado el monitor son cuando hacemos trabajos para:

  • empresas de packaging
  • editoriales
  • publicidad impresa

Te aseguro que es casi imposible entregar un trabajo de impresión bien hecho si no tienes tu pantalla calibrada de la misma manera que las imprentas.

Si contratas profesionales de retoque fotográfico asegúrate de calibrar bien tu monitor

Además, si decides subcontratar la edición de tus fotografías a retocadores profesionales deberás tener especial cuidado de que tanto tu monitor como el del retocador estén siempre calibrados. ¿Cómo puedes juzgar si el retocador ha hecho un buen trabajo con los colores si no puedes ver lo mismo que él ve?

El color como elemento clave para el calibrado

Aunque ya le dedicaré un artículo en el blog exclusivo a los diferentes espacios de color, es importante mencionar que este concepto para entender ciertos parámetros de la calibración.

Si ya tienes tu pantalla calibrada correctamente, para poder asegurarte que tus fotos se verán correctamente es importante que trabajes con un espacio de color acorde a donde se van a reproducir tus imágenes. De hecho si alguna vez has buscado cómo hacer un balance de blancos correcto tener el monitor calibrado es parte clave de la ecuación.

El espacio de color es la gama de colores que puede representar tu pantalla. Cuando tu cámara captura una imagen, en la tarjeta, lo que está grabando son datos que más tarde el programa de tu ordenador tiene que «traducir» o descodificar y lo hace dentro de la gama de colores de la que dispone, que es mucho más limitada que la gama de colores que existen en la realidad.

Nuestros ojos nos muestran los colores como una mezcla de rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta y vemos una combinación de estos siete. Mientras que las pantallas (cámara, tv, monitores, etc.), lo representan como una mezcla solo de verde, rojo y azul (RGB). En el caso de las imprentas lo hacen como una combinación de cian, magenta, amarillo y negro (CMYK).  Debido a estos diferentes espacios de color es porque una imagen cambia de como nosotros la vemos, como la ve nuestra cámara, como se reproduce en una pantalla y cuando la vemos impresa.

Espacios de color

¿Qué espacio de color debo utilizar? 

Si bien al final cada maestrillo tiene su librillo y cada cual encuentra su mejor forma de trabajar, te voy a contar que espacios de color uso yo según la finalidad de la imagen:

SRGB, reproducción en pantallas/medios digitales.

Este es el espacio de color más común en los monitores. Es que el que utilizan la mayoría de cámaras por defecto para mostrar sus imágenes. También es el que más se recomienda utilizar cuando las fotos no se vayan a imprimir. Es decir, que si tu idea es mostrar esa foto en cualquier tipo de pantalla, utiliza este espacio de color sin dudar.

ADOBE RGB. Impresiones profesionales.

Su gama de colores es más amplia que sRGB y es el que se utiliza de forma estándar en la industria fotográfica. Digamos que es el utilizado a nivel profesional. La mayoría de cámaras de gama media pueden capturar esta gama de colores, los monitores de gama alta pueden representar todos los colores de este espacio, así como las impresoras de gama alta también pueden reproducirlo.

CMYK. Medios impresos (revistas, libros, periódicos..).

Este es el espacio de color que se suele utilizar en el proceso de impresión de periódicos y revistas, y en casi todas las impresoras que hoy en día se venden. Es el que produce el número más reducido de colores de todos los espacios de color.

Espero que ahora estés más cerca de conseguir calibrar tu monitor para fotografía, que este articulo te haya sido de ayuda y, sobre todo, que ahora entiendas la importancia de trabajar con un monitor o pantalla correctamente calibrado.

Si te queda alguna duda puedes dejarla en los comentarios, y si te ha gustado, no dejes de compartirlo en tu red social favorita o con tus amigos, así podremos seguir creando nuevos contenidos y ayudar a más personas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Leave a comment

Información sobre protección de datos

Responsable: Adrian Alonso, Gastrofotografo
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: adrian.alonso@gastrofotografo.com.
Información adicional: Más información en política de privacidad.